Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Acepto

Semana Santa de Aspe

Declarada de Interés Turístico Provincial

Tradiciones de la Semana Santa de Aspe

Representación viviente de las Marías y la Magdalena

La representación viviente de las Marías y la Magdalena es la tradición más importante, significativa e identificativa de la Semana Santa de Aspe, hoy en día toda una institución. Esta representación se lleva a cabo por tres jóvenes aspenses que son apuntadas, para años más tarde poder desempeñar este papel. Algunas son apuntadas incluso recién nacidas por sus madres o abuelas.

Se trata de una tradición antiquísima, de la que se desconoce su fecha exacta de inicio, pero hay datos de que ya se desarrollaba en el s. XIX. En la actualidad, las Marías y Magdalena son las máximas representantes de la Semana Santa de Aspe, y acuden a todos los actos oficiales de Cuaresma y Semana Santa.

En cuanto a su participación, visten por primera vez su atuendo en la tarde del Jueves Santo, cuando tiene lugar la Misa Solemne. Al ser trasladado el Santísimo al Monumento realizan una reverencia ante el mismo.

Ya a la mañana siguiente, en la Ceremonia del Encuentro y Procesión del Camino del Calvario, la Magdalena acompaña a Nuestro Padre Jesús Nazareno, mientras que las Marías realizan una reverencia en su encuentro en la Avenida de la Constitución para, posteriormente, emprender la procesión acompañando a la Dolorosa.

En la noche de Viernes Santo, tiene lugar la procesión del Santo Entierro. La Magdalena acompaña al Santo Sepulcro con un crucifijo en sus manos, mientras que las Marías, con los clavos y la corona de espinas, acompañan a la Soledad.

En la “Mañanica de Pascua”, el Domingo de Resurrección, las Marías acompañan a la Santísima Virgen María echando flores a su paso. La Magdalena se encuentra con el Santísimo Sacramento a su salida de la Basílica de Nuestra Señora del Socorro; en ese momento es coronada de flores, y desde ahí acompaña también al Santísimo Sacramento echando flores a su paso durante la procesión. Al finalizar, tiene lugar el tradicional acto de las Cortesías, donde también las Marías y la Magdalena realizan sus reverencias al Santísimo Sacramento, finalizando así la Semana Santa.

El Sermón de las Siete Palabras “El Monte”, realizado con continuidad desde 1893 hasta 1955 (excepto los años de guerra civil), y recuperado en 2005, celebrándose el Sábado de Pasión de los años pares en la actualidad, también cuenta con la participación de las Marías y la Magdalena, que permanecen inmóviles durante el acto, hasta el momento de la Séptima Palabra, cuando las Marías se arrodillan y la Magdalena abraza la Cruz del Santísimo Cristo de la Agonía en el momento de su muerte.